En la actualidad la mayoría de las puertas automáticas instaladas con anterioridad a mayo del año 2005 no cumple con la normativa de seguridad, así que vamos a explicar los elementos necesarios que nos garanticen la seguridad en puertas automáticas. Para este cometido, un mecanismo imprescindible, es la instalación de bandas de seguridad supervisadas.

Con la instalación de estas bandas conseguimos que en caso de que la banda instalada en la puerta llegue a tocar una persona, inmediatamente se deshaga de la maniobra, evitando aplastamiento o que la persona quede atrapada con la puerta.

Existen dos tipos de bandas de seguridad: bandas activas y bandas pasivas.

Ambas detectan cualquier obstáculo y disponen de doble circuito de seguridad, lo que supone una supervisión constante de la falta de alimentación o cables cortados, evitando posibles accidentes.

Las bandas activas ante una determinada presión detendrán la puerta e invertirá su marcha. Estas pueden ser de tipo electromecánico o resistivo.

Electromecánico mediante unos microinterruptores que regulan la sensibilidad de detección por la tensión del cable interior y el perfil de la goma puede variar en función de las necesidades de la instalación.

Y resistivo, donde es la misma goma conductiva quien da la señal al cuadro de un obstáculo, y puede conectar con el cuadro de maniobras vía radio.

Las bandas pasivas, evitan principalmente los riesgos de atrapamiento o cualquier posible accidente con la puerta de garaje, como son las bandas antipinzamiento para puertas correderas ya sean basculantes, batientes o verticales. Son perfectos para evitar golpes bruscos a personas o vehículos y sirven también para proteger la propia puerta.

En GRB Automatics le proporcionaremos este servicio de automatismo y le explicaremos los avances tecnológicos para la seguridad de las personas y le aconsejaremos la solución que más convenga para su caso en particular.